METALQUIMIA recibe el Premio Factor Humano

 

01.06.2010

El pasado martes, día 11 de mayo de 2010, la Fundación Factor Humano otorgó a Metalquimia el "Premio Mercè Sala" que anualmente concede esta Fundación a las Compañías que han destacado en la promoción de las personas como Factor Clave para el futuro de nuestra sociedad.

En la foto el Director Financiero de Metalquimia, el Sr. Antonio Fernández, en el momento de recibir el galardón de manos del Sr. Cristobal Colón (La Fageda), y los miembros del jurado, la Sra. Rosa Cullell, el Sr. Salvador Alemany y el Sr. Narcís Serra.

Encontrarán a continuación el discurso de agradecimiento del Premio, pronunciado por Josep Lagares (vía videoconferencia desde Frankfurt), durante la velada de concesión del Premio en el CaixaForum de Barcelona.

"Buenas noches Barcelona, distinguidas autoridades, señoras y señores, amigos todos ...

Buenas noches desde Frankfurt ... sí, buenas noches desde la feria IFFA de Frankfurt, la más importante del planeta en todo lo que se refier al sector de la carne y donde unas setenta empresas españolas estamos luchando para hacernos un lugar en el mercado mundial presentando tecnologías hechas "en casa" que, sin duda, marcarán tendencia en este importante subsector alimentario.

Miren, cuando ANNA FORNÉS , Directora General de la FUNDACIÓN FACTOR HUMANO me llamó para comunicarme que la Fundación había decidido otorgar este año el "Premio Factor Humano Mercè Sala" a MQ, el corazón me dio un vuelco ... un vuelco de ilusión y a la vez contradictorio, pero créanme un buen vuelco !!!

Por una parte, la alegría de ser reconocidos con un galardón inmerecido que lleva el nombre y el espíritu de Mercè Sala. Por otra parte, la contradicción de la fecha ... en el mismo día y exactamente a la misma hora tenemos reunidos aquí, en la feria de Frankfurt, a más de 400 clientes y amigos de todo el mundo, junto con toda nuestra gente ... por coherencia, que es el tema del que habláis aquí esta noche, no podía ausentarme; por coherencia debía estar hoy aquí, al lado de mi gente y de todo nuestro equipo; por coherencia no podía rehuir el compartir unos momentos irrepetibles y preparados durante mucho tiempo con todos aquellos que confían en nosotros,... por lo tanto, y antes que nada, lo primero que quiero hacer es pedirles a todos ustedes y de todo corazón nuestras más sinceras excusas por no compartir en cuerpo esta velada, si bien, estén seguros, estamos presentes con toda el alma y el espíritu.

Miren, la primera y única vez en mi vida que coincidí con Mercè corría el mes de marzo del año 2003... era una Jornada con más de 400 directivos organizada por Tribuna de Girona y la AED en el Golf de Peralada. A Mercè le tocó la primera sesión de la tarde... sí, aquella sesión que no quiere nadie porque está justo detrás de la comida y los asistentes solemos hacer lo imposible para desaparecer... nada más alejado de la realidad, de lo que pasó aquel día... Mercè hizo una intervención encomiable y explosiva alrededor del Buen Gobierno de la Empresa Familiar... ya se lo pueden imaginar, nadie se adormeció y sus palabras resonaron, en un momento especialmente sensible en estos temas del Buen Gobierno, como una inyección de confianza e ilusión hacia los valores y la ética de las personas que gestionamos las organizaciones.

A medida que la iba escuchando, pensaba cuánta razón tenía, cuánta razón destilaban sus palabras y a la vez no entendía por qué tantas organizaciones fallaban por este flanco, cuando precisamente muchos de nosotros habíamos sido educados de pequeñitos hacia el respeto y la estimación a las personas, al patrimonio nuestro y al ajeno, y a los valores que tanto abuelos como padres nos habían hecho vivir desde que éramos niños.

Aquel día en Peralada aprendimos muchas cosas que, a buen seguro, han permanecido en nuestras mentes hasta el día de hoy y nos han ayudado en nuestro andar por la vida.

Personalmente y en aquella misma época, como algunos de ustedes probablemente ya conocen, yo me dedicaba, y aún me dedico, a saltar desde los aviones... sí, lo han entendido bien, a hacer paracaidismo, concretamente al vuelo en formación en Caída Libre; y en todos estos años he tenido el honor de formar parte de equipos únicos e irrepetibles representando a nuestro país en un montón de acontecimientos y competiciones... y les explico esto porque muchas de las reflexiones que Mercè nos estaba haciendo en Peralada yo mismo las estaba experimentando en el seno de un equipo deportivo de alto rendimiento.

El nunca tomar actitudes de confrontación con los compañeros de equipo, o sea el eliminar de nuestro vocabulario el YO y el TÚ por el NOSOTROS; el darse cuenta de que, como dicen los ingleses "EVERY ONE MATTERS", o sea que todo el mundo es muy importante, independientemente del momento y del rol concreto dentro del equipo; el tener una dedicación generosa y una actitud de entrega hacia los compañeros, huyendo de posiciones donde uno sólo piensa en si mismo; el motivar e inspirar a los otros en sus tareas sin aspirar ni esperar nada a cambio; el intentar transformar las energías negativas y los malos momentos en energías positivas y momentos para la esperanza; el cambiar las posiciones dentro de la formación. En paracaidismo decimos adoptar el BSLOT, o sea salir de nuestra zona de comodidad y tomar la posición del compañero para aprender a mejorar como individualidades y como equipo; en la flexibilidad para adaptarse a un entorno imprevisible y a una multitud de pequeños conflictos; en el mantenimiento de la estabilidad y el rumbo sin perder la visión de conjunto; en el reconocer que cada persona es un individuo con su personalidad y peculiaridades que no tienen por qué ser las nuestras y, por lo tanto, no es tan importante tratar a los compañeros cómo querría que me trataran a mí, sino cómo ellos quieren ser tratados; ... ya lo ven, un montón de reflexiones, y tantas otras que podríamos ir haciendo y que, en todos estos años de volar por los cielos del Ampurdán, he ido interiorizando con el fin de aplicarlas en casa, en nuestra Empresa Familiar.

Pero todavía me dejo algo muy importante: para conseguir todo lo que les acabo de explicar hace falta ENTRENAR , ENTRENAR y ENTRENAR que en el argot empresarial se traduce en TRABAJAR, TRABAJAR y TRABAJAR, haciendo dar cuenta a todos y cada uno de los miembros del equipo que de su particular compromiso y óptimo rendimiento depende el éxito del TODO, depende el éxito de sus compañeros por encima del suyo particular ... Es esta actitud de generosidad y confianza hacia los demás la que nos hace mejores día tras día.

Ya para acabar y no aburrirles más, Anna me pidió que les comentara brevemente el espíritu de la CREATIVACIÓN ...sí, creativación, lo han entendido bien ... ni creatividad ni innovación, sino creativación, como pilar sustentador para ilusionar y comprometer a quienes más queremos ...nuestra gente.

Miren, en MQ solemos decir que la gestión sistemática de la creatividad nos aporta nuevas ideas y que la gestión sistemática y planificada de la innovación transforma en valor las mejores ideas generadas en el proceso creativo. Esta frase describe perfectamente el modelo de la CREATIVACIÓN ideado por nuestra gente, un modelo socializado en todos los rincones y personas de nuestra organización, donde la gestión sistemática de la creatividad y de la innovación se imbrican íntimamente para generar de forma consistente retorno para nuestras personas, para nuestra organización y para la sociedad.

Este es el espíritu de la creativación de MQ, un espíritu donde la gestión de la inspiración está enfocada hacia la generación de valor y al compartir el compromiso, la lealtad, la confianza y la generosidad en todo nuestro entorno personal y empresarial.

Me siento feliz de haber podido hablar hoy de este nuestro modelo con todos ustedes y de todo corazón deseo que algún día lo podamos compartir.

Muchísimas gracias de nuevo por este reconocimiento que nos llena de orgullo y satisfacción...

Muy Buenas noches desde Frankfurt ...hasta pronto y felicidades ¡¡que la vida son dos días!!"